Las claves de una dieta sin gluten

Sin-Gluten

Hace unos años, tal vez no conocías a nadie celiaco o, lo que es lo mismo, con intolerancia permanente al gluten. Hoy, seguro que sí.  Nos encontramos con una patología que va en aumento.

Diez claves de esta patología

1. La celiaquía es permanente: es decir, se es o no se es celíaco, pero no se deja de serlo, como sucede en el caso de otras alergias alimenticias.

2. Es de carácter autoinmune: existe una respuesta inmunológica anómala frente al gluten, la proteína de los cereales.

3. Su base es genética. El afectado nace con una predisposición genética a serlo y posteriormente puede desarrollar o no la enfermedad. Para ello se necesita contactar con el gluten. Existen factores ambientales (infecciones, situaciones de estrés digestivo…) que hacen que un individuo genéticamente predispuesto consumiendo gluten, en un momento determinado de su vida, desarrolle la enfermedad.

4. La lactancia materna puede tener un efecto protector del desarrollo de la enfermedad.

5. Síntomas muy variados según la edad de presentación con manifestaciones menos llamativas en adultos y formas asintomáticas en familiares.

6. A veces sobre todo en la edad adulta puede debutar con complicaciones (osteoporosis, infertilidad, abortos, enfermedades autoinmunes tiroideas, diabetes…)

7. Se ha avanzado mucho en el diagnóstico. Hoy ben día, se dispone de marcadores serológicos muy específicos y de la biopsia intestinal que sigue siendo la prueba fundamental para el diagnóstico salvo en casos seleccionados. El estudio genético es de mucha utilidad para valorar el riesgo genético.

8. El único tratamiento de la enfermedad celiaca es la dieta rigurosamente exenta de gluten de por vida, una dieta muy sana variada y equilibrada, basada en alimentos naturales, que conduce a la normalización de la mucosa intestinal y a la desaparición de los síntomas.

9. Hoy día también conocemos la sensibilidad al gluten no celiaca. Se presenta en personas que, sin ser celiacas, presentan síntomas que responden positivamente a una dieta sin gluten.

10. Comer sin gluten como moda no tiene sentido, porque el gluten no es tóxico para el paciente que no es sufre la enfermedad celiaca. Basar una alimentación en alimentos naturales, haciendo una dieta variada y equilibrada es lo ideal unque no implica que tengamos que retirar el gluten en la persona que no es celiaca.

Pautas básicas
Además, Dr. Schär, especialista en alimentación sin gluten, facilita una serie de pautas que ayudarán al recién diagnosticado a llevar un estilo de vida sin gluten de forma fácil y saludable:

  • Conocer el listado de alimentos aptos para celíacos:
    -Alimentos sin gluten: los que por su naturaleza no contienen gluten (frutas, verduras, legumbres, carnes y pescados, aceites vegetales, azúcar, huevos, leche, yogur natural y quesos tiernos y frescos).
    -Alimentos que pueden contener gluten: se pueden consumir sólo después de haber comprobado en su composición y etiquetado que no contienen gluten (productos elaborados, cremas y flanes, batidos de leche, embutidos y salsas preparadas, salsas de soja, levadura hidratada, y dulces como el chocolate, el cacao o los caramelos).
    -Alimentos con gluten: elaborados a partir de los cereales prohibidos para los celíacos (todas las pastas, pastelería, copos o muesli fabricados con trigo, avena, cebada o centeno; productos manufacturados en los que entre su composición se encuentre alguno de estos cereales, la bechamel, chocolate y bebidas preparadas con cereales, como la cerveza).
  •  En la cocina, es fundamental mantener siempre limpios y bien lavados tanto los utensilios de cocina que se vayan a usar como la encimera o mesa, para asegurar que no queden restos de alimentos que puedan contener gluten.
  • Evitar freír alimentos sin gluten en aceites donde previamente se hayan frito productos con gluten.
  • Señalizar los productos sin gluten para evitar la confusión, o almacenarlos en un espacio diferenciado del resto de alimentos.